Acceso usuarios

E-mail

Contraseña

Nuestra historia


Se remonta a 1866, año en que dos sagas familiares de artesanos obradores, los Cardús y los Arrufat, juntaron su experiencia para transmitir su tradición a futuras generaciones.

No hace falta experiencia para ser un Franquiciado TRADICIONARIUS, de esto ya nos encargamos nosotros, pero su espíritu sí es imprescindible para no perder la esencia que nos legaron nuestros antepasados.

Louis Frezil

En ese contexto, el artesano panadero Louise Frezil, decidió abrir su propio horno de pan. Poco sabía por aquel entonces, que su iniciativa llegaría tan lejos. Frezil tuvo una hija, Elena. Elena se casó con el aprendiz de su padre Joan Cardús, y juntos decidieron instalarse por su cuenta en Prada de Conflent a 40 kilometros de Latour.

Del horno de Prada salieron muchos de los secretos de las creaciones artesanales que han perdurado hasta nuestros días. La Barra Tradicionarius, es un claro ejemplo de la más preciada herencia de una barra de pan al estilo francés, que hoy se ha convertido en el producto estrella de todos los establecimientos Tradicionarius.

Reus

En 1926, el matrimonio decidió trasladarse a Reus, a trabajar en el Horno de su familia, en la céntrica calle del Raval de Jesús. Un horno que sufriría los ataques de la guerra civil y que fue destruido por las bombas, pero el secreto de la elaboración de sus panes, has perdurado de generación en generación. Y como no podía ser de otra forma, Enric Cardús, el hijo de Elena y Joan, siguió los pasos de sus padres.

Pasada la guerra civil, en el año 1946, Enric abrió un horno de pan qué destacaría en Reus por su calidad incomparable. Fue, durante muchos años la referencia del pan de calidad en la ciudad de Reus. Por todos era conocido que si querías un buen pan, tenías que ir a la calle Barreres, 16, a la "Panadería de siempre", la de toda la vida.

Tradición por partida doble

Horta de Sant Joan es un pequeño pueblo de montaña conocido por las largas estancias del famoso pintor Pablo Picasso. Muchas pinturas y dibujos fueron pintados por Picasso en Horta de Sant Joan, entre partidas de cartas y tertulias. Un compañero de cartas inseparable de Picasso fue Salvador Arrufat, el panadero del pueblo. Precisamente en su honor, el producto más tradicional y artesanal de Tradicionarius lleva el nombre de Pan Picasso. El mismo pan de payés, que con toda seguridad Pablo Picasso comió cada día durante su estancia en Horta de Sant Joan. Unos años más tarde, el hijo de Salvador, Miquel Joan Arrufat puso un cambio de rumbo a su vida y se trasladó a Barcelona, concretamente al barrio chino, para ampliar su arte con el pan, herencia de su padre, con la pastelería, mucho más de moda por aquel entonces. Y allí estuvo hasta que en 1934, con ambos oficios aprendidos, se instaló en Reus y abrió su propia pastelería.

Dos sagas de artesanos

Maria Teresa podía haberse casado con un joyero o un sastre, pero no, la fortuna quiso que se casara con Miquel Arrufat, tercera generación de artesanos panaderos y pasteleros hijo de Miquel Joan Arrufat, y coincidencia o destino, María Teresa y Miquel siguieron su camino juntos hasta hoy.

Miquel Arrufat Cardús

Del mundo de la panadería y la pastelería, el hijo de María Teresa Cardús y Miquel Arrufat, ya lo tuvo claro desde niño. La harina corría por su sangre. Miquel Arrufat Cardús, mente creativa e inquieta, que ha sabido armonizar la tradición panadera de sus antepasados, con las últimas innovaciones tecnológicas. Su lema es el espíritu de Tradicionarius: "Cuando saboreas un pan con tradición, se nota al instante. Quizás no se sepa explicar, pero una vez lo pruebas, nunca se olvida". Miquel ha dedicado toda su vida a compartir este sabor tradicional con todos sus clientes y amigos, y fruto de su dedicación y su herencia artesana, nace Fleca 2000.

Fleca 2000

Con las ideas renovadas, pero con la esencia de siempre, la familia Arrufat – Cardús, visualizaron los cambios que se avecinaban para el nuevo milenio, y así en el año 1996, centran su objetivo en Tarragona para llevar a cabo una expansión de su Know How en 7 establecimientos propios bajo la denominación Fleca 2000. Y es en el año 2013 donde su valor más preciado, su "tradición", retorna a Reus bajo la marca Tradicionarius, abriendo las puertas a futuros emprendedores que quieran ser participes de esta historia tan entrañable en cualquier parte del mundo a través del sistema de franquicia. Y quien sabe, quizás usted también llegue a formar parte de Tradicionarius algún día.




NUESTROS VALORES

ASESORÍA//ESPECIALIZACIÓN//ECONOMÍA

Tradicionarius cuenta con un surtido de productos únicos en el mercado y profesionales altamente especializados en:
ASESORÍA: La preparación del personal es fundamental dentro de nuestra propuesta comercial, por este motivo Tradicionarius ofrece una formación impecable y detallada.
ESPECIALIZACIÓN: La atención personalizada en toda la gama de productos Tradicionarius es el método y modelo comercial que satisface todas sus necesidades.
ECONOMÍA:Invirtiendo mucho menos que en otras propuestas de franquicia, usted estará arropado y seguro; satisfecho y positivo al frente de su establecimiento.

LA ENSEÑA

TRADICIONARIUS//SU MARCA

Tradicionarius va mucho más allá de la simple venta de pan. Engloba la venta de productos propios, llenos de artesanía y producciones naturales, maximizando las sensaciones en cada degustación.
¿Qué significa Tradicionarius? Vocablo latín que nos recuerda a “Tradición” en casi todos los idiomas. Ello nos abre las puertas a una expansión sin límites, por todo el mundo. Pero su mayor virtud es que, una vez se memoriza, nunca más se olvida, y lo más importante, NO existe confusión posible. ¡Nosotros somos Tradicionarius!

Escucha nuestro jingle

Tradicionarius posee su propia filosofía de vida, y la transmite de generación en generación


No te quedes aqui! Sigue leyendo...
 
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos.